Natalia Fernández, geóloga: “Para poder remediar la contaminación del suelo, es necesario conocerla”

Natalia, geólogaLas actividades industriales y agrícolas del hombre generan todo tipo de impactos, entre ellos la contaminación del suelo y de los acuíferos. En Europa apenas se está empezando a tratar este problema, ya que, a diferencia de lo que sucede con el aire, estudiar los contaminantes que afectan al suelo – y al final terminan en los acuíferos- es una tarea complicada, pues hablamos de un medio muy complejo en el que se mezclan agua, fracciones sólidas y gas.

Sin embargo, el problema no es para tomarlo a la ligera. La Agencia Europea de Medio Ambiente estima que, solo en Europa, puede haber unos 130.000 casos de acuíferos contaminados. Debido a eso, en los últimos años se están destinando muchos fondos para analizar y proteger este precioso recurso.  En este contexto surge el proyecto Marie Curie Advocate, cuyo objetivo es formar profesionales altamente cualificados que desarrollen técnicas de remediación in situ de suelos y acuíferos contaminados.

Natalia está realizando su tesis en el marco del proyecto Advocate. Aunque su campamento base está en Lieja (Bélgica), esta trotamundos de origen asturiano ya ha vivido en cuatro países diferentes, y continuamente anda cogiendo aviones para acudir a cursos, congresos, o reuniones de coordinación del proyecto.

Cuéntame de qué va tu tesis

Estoy buscando una tecnología que mejore los métodos de caracterización de la contaminación en el suelo y en el agua subterránea. Esto es bastante importante, en Europa aún no se han desarrollado tecnologías efectivas que hagan remediación in situ en estos medios, pero para poder hacerla lo primero es saber cómo se transportala contaminación. En el caso del agua este es un tema serio, por ejemplo en Irlanda gran parte del agua que se bebe procede de aguas subterráneas, por lo que si ésta está contaminada, tenemos un gran problema.

¿Y has encontrado ese método?

Me pasé el primer año buscando y leyendo muchas alternativas, y encontré un método que es el que ahora estamos probando en el campo, que de momento parece funcionar. Se trata de una combinación de dos sistemas: primero hacemos dos sondeos inclinados en el suelo, y en ellos metemos una especie de “calcetín elástico”. Esto se lo inventó un israelí, es algo bastante novedoso y se ha empleado poco hasta ahora. El calcetín lleva unos sensores gracias a los que podemos conocer el contenido de agua en el suelo y sacar muestras de la misma de una forma más o menos sencilla.

Eso por un lado. Por otro, hacemos cuatro sondeos verticales en los que metemos electrodos. Es una técnica geofísica: tú metes una corriente eléctrica en el suelo y esa corriente te da un potencial, por lo que puedes conocer las propiedades eléctricas que hay entre los electrodos. Al final obtenemos una especie de imagen en 3D de lo que está pasando en el suelo.

Este método es para medir la contaminación del agua del suelo. ¿Cómo se hace para medirla en acuíferos?

Hay otras tecnologías, por ejemplo se puede meter una especie de tubo con filtros que capturan el agua. En realidad es más sencillo de estudiar, en el agua las condiciones son mucho más estables, el problema es que en el suelo, en la zona no saturada de agua, tienes fracción sólida y gaseosa… es más complicado.

Lo malo es que un acuífero forma parte de una red hidrológica, por lo que el agua llega a puntos muy alejados de aquellos en los que tú mediste. ¿Cómo determinas el impacto de esa contaminación?

Pues eso es algo que todavía estamos intentando solucionar, no se han desarrollado herramientas a gran escala. La forma más comúnes analizar el agua en los pozos disponibles, para ver hasta dónde ha llegado. He visto muchos casos de gente confiada porque pensaba que la contaminación era “estable” y luego empezaron a hacer pozos aguas abajo y, para su sorpresa, ya estaban contaminados. Una posible solución: cuando finalmente encuentras un pozo aguas abajo que no está contaminado, metes unas barreras impermeables que absorben la contaminación y evitan que esta se siga propagando.

A nivel Europeo, ¿cómo está la normativa con respecto a esto? ¿Hay seguimientos? ¿Se pueden hacer vertidos de forma descontrolada?

En Bélgica, hasta hace poco, lo que había eran recomendaciones pero no había una ley que te dijera los niveles que no se pueden sobrepasar. Salió una ley en la Unión Europea que trataba de mejorar la calidad de las aguas subterráneas y daba plazos para lograrlo. Aquí en Bélgica, en la parte francófona que es en la que estoy yo, se estableció un plan que comenzaba por una campaña de muestreo por la región para ver cuál era la calidad de las aguas subterráneas. De esta forma se establecieron pautas para  remediar las aguas y llegar a los niveles permitidos. Por ejemplo, si es una zona agrícola con mucho nitrato, pues habría que reducir las emisiones hasta llegar a los límites que marca la ley. Pero bueno, mi trabajo no se centra en los acuíferos sino justo la parte superior que, como ya te decía, tiene sus complicaciones añadidas.

Trabajo de campo¿Cuáles son los contaminantes más típicos que encuentras en los suelos contaminados por la industria?

Pues mi zona de muestreo era una industria del carbón – yo, como buena asturiana, ¡pues me voy a la mina!-. Por otro lado, allí también se extraía gas y la zona está llena de cianuro, BTEX, – que es una combinación explosiva de benceno, tolueno y otros contaminantes orgánicos-, hidrocarburos policíclicos aromáticos y metales pesados. Todo eso es bastante común en la industria de este tipo.

En otra parte se dedicaban a hacer colorantes, y hay otros tipos de contaminantes y sedimentos con las tonalidades de estos colorantes. En fin, te puedes encontrar de todo.

Y, ¿no es peligroso tener todos estos contaminantes en el suelo, incluso antes de que lleguen a los acuíferos?

En el caso del cianuro, también es peligroso antes. Dependiendo de las condiciones de pH del suelo vas a tener una especie de cianuro u otra. Algunas no son peligrosas, pero otras sí. Ciertas especies de cianuro, cuando están bajo determinadas condiciones y se exponen a la luz se convierten en cianuro en estado gaseoso, que es letal. También hay contaminantes que tienen sustancias volátiles, y pueden escapar a la atmósfera.

Yo, en mi zona de estudio, veo que no hay mucha consciencia de lo que pasa. Hay una parte del suelo que está completamente azul, por culpa del cianuro, y sin embargo se ve gente paseándose por allí… Es importante remediarlo, es un problema gordo.

¿Qué tipo de precauciones tenéis que tomar vosotros cuando tomáis muestras?

Pues llevamos máscara con filtros, guantes, una especie de traje blanco… Trato de no tocar directamente las cosas, si tengo que comer allí, por ejemplo, pues no me llevo un sándwich para no tocarlo. Por lo que nos han dicho los médicos, la vía más fácil de que los metales pesados, que son los más abundantes aquí, entren en tu organismo es comértelos, así que mejor evitarlo. De todas formas, esto es mi proyecto de doctorado, pero en el futuro me gustaría trabajar en suelos que no estuviesen contaminados, o al menos no tener contacto tan directo con ellos. No quiero estar expuesta durante tantos años.

Trabajas en condiciones duras y, ahora, en suelos contaminados… ¿por qué te dio por dedicarte a la geología? ¿Fue casualidad o te apasiona?

Fue un poco accidental. En el último año me cambié de colegio y cogí por primera vez la asignatura de geología. Me pareció apasionante: ¡la geología está en todas partes! Si quieres construir una casa necesitas conocer la geología del terreno. Cuando miras un paisaje, la geología está en la base, te ayuda a interpretarlo y te cuenta cómo se formó. Hay días en los que me arrepiento, como cuando tengo que ir al campo con 5°C bajo cero, entonces pienso “¿en qué momento?…”. Es duro, pero también es un trabajo creativo, que puede solucionar muchos problemas… me gusta.

Además, hacer un doctorado Marie Curie no está mal, ¿no?

Creo que son las mejores condiciones en las que uno puede hacer la tesis: tienes buen salario y además te dan dinero para comprar material de investigación. También hay ayudas para ir a congresos, para viajar si necesitas hablar con alguien… Tienes oportunidad de hacer cursos en otras universidades, y además trabajas en un grupo multidisciplinar, por lo que en las reuniones se aprende mucho. En mi proyecto hay cinco países, varios doctorandos, empresas asociadas, químicos, geólogos… es una experiencia muy enriquecedora. Lo estoy disfrutando muchísimo.

¡Se te ve muy bien! Supongo que lo de venirte a España ni te lo planteas, ¿no?

Bueno, en este asunto estoy en continua contradicción. Este es el cuarto país en el que vivo, y me gustaría volver, pero tengo miedo de no poder hacerlo, tal y como está la situación allí. Y es una pena, porque veo que hay buenos investigadores españoles… ¡lo malo es que siempre me los encuentro fuera de España!

En fin, a mí me encanta esta experiencia de estar fuera y se la recomiendo a todo el mundo. Pero creo que en el futuro me gustaría volver, y también aprovechar todo lo que estoy aprendiendo fuera para tratar de hacer las cosas mejor allí.

 

Termino mi conversación con Natalia un poco intranquila, pensando en la cantidad de sustancias peligrosas que soltamos “alegremente” a lo largo y ancho del planeta. Sustancias que luego comemos, olemos y respiramos. Solo ahora empezamos a ser conscientes de la magnitud del problema, pero los esfuerzos por remediarlo, y sobre todo por reducir nuestros impactos, aún son pequeños. Tampoco estoy muy segura de que se aplique realmente la ley de que “quien contamina, paga”. En todo caso, es necesario destinar más recursos para proyectos de investigación como el de Natalia, que buscan remediar nuestra agresiva actividad sobre el planeta y, seguramente, nos traerán una mejor calidad de vida para el futuro.

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Natalia Fernández, geóloga: “Para poder remediar la contaminación del suelo, es necesario conocerla”

  1. Es increíble como no hay conciencia de la forma en que estamos contaminando rápidamente los mantos acuíferos, en generaciones anteriores observar un río era algo relajante, ahora se observan agua negras, a pesar de contar con plantas tratadoras de agua, no es suficiente, se requiere de concientizar principalmente acerca de la problemática, es todo un conjunto, ademas la deforestación que se esta llevando a cabo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s